"En la hora más profunda de la noche, confiésate a ti mismo que morirías si se te prohibiera escribir. Y mira profundamente a tu corazón donde se extienden sus raíces, la respuesta, y pregúntate a ti mismo, ¿debo escribir?"
Rainer Maria Rilke.